bolas ben wa

Las bolas chinas y el sexo seguro

Es muy probable que ya conozcas las bolas chinas o, por lo menos, que hayas oído hablar de ellas o las hayas visto por internet. Pero, ¿sabes realmente cómo y para qué se utilizan?

En este artículo te lo explicamos todo acerca de este accesorio sexual.

Como su propio nombre indica, las bolas chinas son un juguete erótico que se compone de unas esferas que en su interior guardan otras esferas de menor tamaño y mayor peso que se agitan con el movimiento.

Por lo general, el juguete sexual al que se refiere su nomenclatura está compuesto por una, dos o incluso tres bolas unidas por un cordón o hilo. Las bolas se introducen en la vagina, dejando fuera de ella el hilo o la cuerda.

Este cordón, además de mantenerlas juntas, facilita su extracción a la hora de quitarlas. Además, normalmente, estas cuerdas incorporan una anilla en su extremo para poder agarrarla y tirar de ella para que sea más sencillo el proceso.

Su origen se remonta a la antigua China, fue allí donde al emperador que gobernaba por aquel entonces se le ocurrió “inventar” algo para que sus concubinas estuviesen siempre preparadas para el coito en cualquier momento que a su señor le apeteciese.

El cometido de estas bolas era pues mantener a estas mujeres bien lubricadas y relajadas para cualquier encuentro sexual espontáneo que pudiera surgir.

Poco después llegaron a Japón, donde se pusieron de moda entre las geishas, de ahí que también se les llame bolas de geisha.

Hoy en día se fabrican de muchos materiales: silicona, gelatina, plástico e incluso metal o cristal.

bolas chinas

Cómo se usan

Como verás a continuación, utilizar unas bolas chinas es muy sencillo. Primero hay que lubricar bien el juguete erótico y la entrada de la vagina, para evitar roces molestos. Una a una se introducen las bolas poco a poco y con suavidad hasta dejar el cordón y la anilla fuera.

Con nuestro movimiento corporal, las esferas internas de este juguete botarán, se agitarán y se moverán produciendo unas leves pulsaciones en forma de vibración muy agradables.

Esta vibración hará que nuestros músculos pélvicos impidan que las bolas se caigan o se expulsen.

Con esto no solamente conseguiremos excitación sexual precoital, sino que también ejercitaremos nuestro suelo pélvico sin darnos cuenta y de manera eficaz.

Beneficios

Aunque te parezca un juguete sexual básico, las bolas chinas tienen muchos beneficios para nuestra salud sexual:

  • Eliminación del estrés: los suaves masajes que se reciben con las bolas nos ayudan a estar más relajadas y menos estresadas, liberando toda la tensión que tengamos acumulada.
  • Fortalecimiento muscular: con su uso fortalecemos los músculos sexuales, es decir, el llamado suelo pélvico, que abarca desde la vagina hasta la zona anal. Previniendo así desgarros en el parto, pérdidas de orina en la madurez y molestias en las relaciones sexuales.
  • Estimulación sexual: las vibraciones emitidas por las bolas en nuestra vagina estimulan nuestro punto G, ayudando a que fluya la lubricación natural del cuerpo y preparándonos para un encuentro sexual.

Las bolas chinas y las relaciones sexuales

Este juguete erótico también tiene ventajas a la hora de practicar sexo ya que, usadas un rato antes del coito facilita la lubricación natural del cuerpo para que las relaciones sean más placenteras. Además, gracias a ellas se ejercitan los músculos de la vagina, por lo que se llegan a alcanzar orgasmos más intensos.

Para los hombres también son beneficiosas, ya que al tener fuerte la musculatura vaginal la sensación de estrechamiento en el pene es mayor y provoca más placer.

Las bolas chinas favorecen el sexo seguro, ya que gracias a su utilización se previenen lesiones durante las relaciones sexuales.

El uso de preservativos también es fundamental para practicar sexo seguro.

Con el preservativo evitamos embarazos no deseados, contagio de enfermedades de transmisión sexual y podremos disfrutar de encuentros sexuales más higiénicos.

Los condones los podemos comprar en una tienda erótica, sexhsop o farmacia, y existen de todo tipo: de látex, sin látex, grandes, pequeños, estriados, resistentes, finos, con sabores, con colores, y muchos tipos más. Ya no hay excusa para practicar sexo seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *