bdsmk

Juguetes eróticos: Lo que dejó “Cincuenta sombras de Grey” que ni el viento puede llevar

Christian Grey, ese enigmático personaje literario de la novela erótica “Cincuenta Sombras de Grey”, de la autora inglesa E.L.James, arrasó con el corazón de Anastasia y de millones de mujeres de todas las latitudes del mundo. Tanto el libro, como la posterior versión cinematográfica, pusieron en boca de todos la práctica del BDSM, traducido como Bondage, disciplina, dominación, sumisión, sadismo y masoquismo. Amos y esclavos se sumergen en una relación donde todo está permitido, mientras sea consensuado.

Las relaciones BDSM y los juguetes sexuales

Desde BDSMK, organización sin fines de lucro, sostienen que ninguna forma de sexualidad puede ser considerada mala, mientras se realice libre y entusiasta de las partes implicadas.

En estas relaciones se estable una relación de amo y esclavo, donde tanto uno como el otro buscan y encuentran el placer.

Para alcanzar ese placer, en casi todas las relaciones se emplean juguetes eróticos BDSM, tanto para principiantes como para expertos.

Pero antes de adentrarnos en el mundo de los juguetes eróticos, es importante recordar algunas premisas básicas del BDSM.

juguetes eroticos cincuenta sombras

Principios para recordar una relación BDSM

Consensuar con la pareja el tipo de relación BDSM que se quiera mantener.

Utilización de una palabra de seguridad.

Como las relaciones BDSM se basan en la experimentación de los límites para alcanzar el máximo placer, siempre es necesario establecer antes del inicio de los juego sexuales, una palabra de seguridad que implique detener el acto en el momento.

Es importante aprender antes cómo utilizar los juguetes sexuales antes de llevarlos a la intimidad y usarlos con la pareja. Esto evita las frustraciones y fomenta el juego sexual.

Cómo utilizar los juguetes eróticos BDSM

Existen diferentes tipos de juguetes eróticos, desde la ya conocidas vendas, sogas, consoladores y pinzas para pezones.

Lo importante es estar dispuestos a la experimentación y al juego, más allá de la experiencia del amo en el dormitorio.

Vendas para los ojos

Es una de las maneras más económicas y fáciles de empezar a experimentar en el bondage. Desde una máscara de dormir, o hasta una corbata al mejor estilo Christian Grey, puede funcionar como un potente estímulo para encender las fantasías sexuales de la pareja.

Con los ojos vendados, la expectación se transforma en impaciencia mientras el compañero de juego estimula las partes más sensibles del cuerpo.

Restricciones

Mordazas y ataduras valen en las relaciones donde se intenta establecer la dominación.

Y en este juego de dominación es importante entender que el que se somete, en realidad, será el que obtenga el mayor beneficio, porque el amo hará todo por satisfacer al esclavo.

No se trata de entender el concepto de sumisión desde una perspectiva de control del poder.

juguetes eroticos bdsm

Debe entenderse la sumisión, como una entrega total para obtener el mayor placer.

Las mordazas y ataduras en el BDSM son como el pan y la mantequilla en el desayuno.

Cuando se están dando los primeros pasos en el juego de sumisión, se recomienda mantener las restricciones no muy ajustadas, para ganar confianza a medida que se adquiere experiencia.

Látigos

Las fantasías, tanto masculinas como femeninas, encuentran su máxima expresión en el uso del látigo. Generalmente están confeccionados con tiras de cuero o gamuza, que resultan ideales para acariciar zonas erógenas como para estimular el juego.

Los expertos aconsejan a los principiantes, utilizar el látigo sobre su propia piel, para practicar la intensidad del latigazo, y por supuesto, siempre estar atento a las reacciones del compañero de juego.

Paletas

Para este tipo de juguete erótico, lo mejor es contar con cierta experiencia, o en el caso de que se trate de un principiante, lo más conveniente es la utilización de una paleta acolchada. Antes de la utilización de la paleta, es recomendable calentar la piel del compañero con suaves toques e ir aumentando la fuerza de los toques gradualmente. También se recomienda aplicarla sobre las zonas más carnosas del cuerpo, como las nalgas y los muslos, evitando siempre las zonas de las articulaciones y genitales.

Después de utilizar una paleta con un golpe fuerte, siempre se debe aplicar presión con la mano para aliviar la picazón de la zona golpeada.

bdsm

Velas

No se puede utilizar cualquier tipo de velas, deben ser las que se elaboran para gotear específicamente sobre la piel, ya que están preparadas para derretirse a una temperatura más baja, lo que evita quemaduras.

Nunca se deben derretir sobre los genitales.

Pinzas para los pezones

Son recomendables tanto para hombres y mujeres que necesitan experimentar placer con dolor al mismo tiempo.

A los principiantes se les recomienda ajustarlas en la base del pezón, para disminuir la sensación de dolor, y controlar el tiempo en que se dejan puestas, ya que el verdadero dolor comienza cuando se retiran.

Mordazas

Es imprescindibles nunca dejar solo a quien esté amordazado y establecer una comunicación segura no verbal para detener el juego si fuera necesario. Por lo general se suele utilizar tocar la mano del amo dos veces cuando se quiere interrumpir el juego.

bdsm mordaza

Collares

Los collares BDSM permiten entrar con mayor facilidad a los roles que se adoptan en este tipo de relaciones. El integrante de la pareja que actúa como amo, siempre debe estar atento a que entre el collar y el cuello del sumiso, quede libre el espacio de dos dedos, como medida preventiva.

Siempre que se esté interesado en abandonar el “Amor vainilla”, como lo definió Christian Grey, es importante mantener una conversación abierta y honesta con el otro integrante de la pareja, exponer los deseos propios y escuchar los deseos del otro.

También saber, que se necesita en todo momento del consentimiento explícito del otro, y que siempre, es posible detener el juego cuando los límites de tolerancia así lo indiquen, para que la confianza en el compañero de juegos no se pierda.

Es importante realizar una lista de verificación junto con la pareja, donde se deje bien en claro los límites del otro, que pueden ser desde la aceptación del uso de paletas hasta la penetración con consoladores.

Y, por último, al revés de todo lo que la historia de la humanidad refleja, en las relaciones BDSM, la última palabra siempre la tiene el sumiso, y nunca el amo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *